Por Liz Lopez

Rating: A

El escritor / director Pedro Almodóvar ha creado grandes películas como Law Of Desire y Bad Education (entre las muchas películas que ha dirigido), y con Pain & Glory, este guión puede parecer más autobiográfico y / o muy vagamente basado en su propia vida. La historia del cineasta Salvador Mallo (Antonio Banderas en su máxima expresión), lleva al público a su pasado y presente con un excelente elenco, actuaciones y colores vibrantes. Es una película hermosa en todas partes, incluso en las cuevas que se convierten en hogares, todas bellamente filmadas por el director de fotografia, José Luis Alcaine.

En la historia, el viejo cineasta español Mallo, se encuentra sufriendo de múltiples enfermedades, pero tratando de mantenerse en el ojo público al aceptar asistir a una proyección pública de una de sus películas clásicas de los 80. A pesar de tener una pelea con el protagonista de esa película, Alberto Crespo (Asier Etxeandia, fabuloso en su papel), el cineasta quiere que él también esté presente. Las escenas entre los dos personajes en la reunión inicial son buenas, con un toque de humor inesperado en la mezcla. Alberto parece pensar que un poco de heroína es la cura para todas las dolencias. Despues de este reencuentro y reconciliación, viene otro como un ex amante, Federico (Leonardo Sbaraglia), regresa a España en un viaje de negocios después de muchos, muchos años. No termina allí su reconciliación, ya que él hace lo mismo con su madre, interpretada en retrospectiva por Penélope Cruz y en el presente por Julieta Serrano.

No estoy muy familiarizado con todo el trabajo cinematográfico de Asier Etxeandia, pero debo decir que me conmovió mucho y me encantó la escena que tiene en esta película, un monólogo en un teatro, que no olvidaré pronto. Excepcionalmente genial!

Banderas, ganador del premio al Mejor Actor en Cannes, es la razon que no se puede perder la cinta con esta actuación de un hombre que ha alcanzado esta etapa de su vida. Recuerdos, reflexiones, conciliaciones del pasado al presente.

Hay una bella escena de un recuerdo de su madre (Cruz) lavando ropa al aire libre con un grupo de mujeres. Comienzan a cantar una hermosa canción de flamenco mientras trabajan, y un joven Salvador (Asier Flores, un impresionante actor infantil) juega a lo largo de la orilla del arroyo. Debo resaltar que entre los vocalistas junto a Cruz está la bella y talentosa cantante y compositora española Rosalia, su voz se eleva entre ellos. No podía perder su voz después de haber escuchado sus presentaciones en vivo en el reciente Austin City Limits Music Festival. Con todo, la película tiene una partitura muy bonita de Alberto Iglesias.

La película está clasificada como R y llegará proyectarse en Austin en los teatros Alamo Drafthouse South Lamar y Regal Arbor el 25 de octubre de 2019.

Fuente: Sony Pictures Classics

Leave Your Comments

Share This