Por Liz Lopez

Rating: B+

Dirigida por Ridley Scott, House of Gucci es una historia muy entretenida (aunque muy larga) sobre el imperio Gucci y el drama familiar lleno de codicia, puñaladas por la espalda, y no puedo olvidar mencionar el asesinato. Scott trabaja a partir de un guión de Becky Johnston y Roberto Bentivegna, basado en el libro de Sara Gay Forden de 2001 “La casa de Gucci: una historia sensacional de asesinato, locura, glamour y codicia”. La historia real detrás de “House of Gucci” comienza a fines de la década de 1970 en Italia, cuando Patrizia Reggiani (Lady Gaga), hija de un caballero propietario de una empresa de camiones en Milán, es invitada a asistir a una fiesta de alto nivel en una mansión donde ella casi no conoce a nadie. Tiene un encuentro casual con Maurizio Gucci (Adam Driver, un nerd con gafas de gran tamaño), un estudiante de derecho que no tiene ningún interés en el negocio familiar. Él es ingenuo, no se da cuenta de las pistas de que ella está interesada y abandona la fiesta, pero ella encuentra la manera de “encontrarse con él” y pasar más tiempo con él. Sí, lo adivinaste: consiguió a su hombre (y, en última instancia, el estilo de vida lujoso), pero no hasta que el padre de el, Rodolfo (Jeremy Irons) ya no se oponga a su matrimonio seguido de una nieta. El poder, el dinero y la codicia pueden hacer que las personas cambien y, aunque puede que te interese todo a la vez, esta película nos muestra cómo se toman las decisiones tanto en la familia como en los negocios para mantenerte dentro o fuera. Cuando Mauricio no esta en favor de lo que hace Patrizia, ella no se lo toma bien y no permitirá que otra se quede con su hombre. Como Gaga interpreta a Patrizia, ella quería a Mauricio, se enamoró de él y se quedó con él incluso durante los tiempos de bajos recursos y hasta llegan a mejores días. Para algunas personas, esto puede sonar demasiado como material de telenovela, pero a la gente le encanta saber sobre el drama de otro ser humano, especialmente cuando se vuelve muy despiadado y tiene un comportamiento escandaloso. El actuacion de Gaga es el pegamento que mantiene unida esta película de principio a fin, ¡más de dos horas!

Los espectadores deben ser conscientes de que esta es una historia italiana con muchos actores estadounidenses haciendo todo lo posible para mantener su acento italiano durante toda su actuación, pero eso puede hacer que algunos espectadores se estremezcan cuando no es continuo.

En “House of Gucci”, el padre de Mauricio, Rodolfo (Irons) es copropietario de la marca Gucci con su hermano Aldo (Al Pacino) y tiene un hijo, Paolo (un irreconocible Jared Leto), que realmente es un “idiota” como lo describe su propio padre. Aldo organiza su fiesta de cumpleaños número 70, invita a Mauricio y Patrizia y ella se conecta con su tío quien a su vez los prodiga con regalos, viajes y más. Los actores mayores son buenos en sus respectivos roles, pero es Leto quien es asombroso como el perdedor familiar con un futuro limitado en diseño. Cuando los planes de Patrizia no salen según lo planeado, consulta con la psíquica de la televisión local, Pina (interpretada auténticamente por Salma Hayek), lo que lleva a más errores, Mauricio cambia y la deja. La pareja de damas terminan siendo cómplices. Esto es una guerra y es letal. Es muy larga esta cinta, pero vale la pena verla.

Clasificación MPAA: R. Duración: 2 horas y 37 minutos. Se estrena en cines el 24 de noviembre.

Leave Your Comments

Share This