Por Liz Lopez

Rating: B+

The Eyes of Tammy Faye está dirigida por Michael Showalter (The Big Sick, The Lovebirds) y se basa en el documental de 2000 del mismo nombre de Fenton Bailey y Randy Barbato, con guión de Abe Sylvia. Todavía no he visto el documental original, pero esta versión proporciona detalles sobre ambos personajes, Jim (Andrew Garfield) y Tammy Faye Bakker (Jessica Chastain) que quizás algunas personas no conocen. Aunque algunos fanáticos del cine pueden pensar que están lo suficientemente versados ​​en la familia Bakker, Chastain y Garfield ofrecen actuaciones muy entretenidas que involucran a los espectadores para aprender más sobre ellos. Su habilidad para entretener, además de parecer identificables con la audiencia de televisión, es cómo los Bakkers se convirtieron en los grandes empresarios del espectáculo de su tiempo (y construyeron sus grandes cuentas bancarias). En la película, vemos el ascenso y la caída de esta pareja que está muy en el centro de atención, pero vale la pena ver esta película dramatizada para quizás ver a Tammy Faye de una manera que quizás no haya estado disponible antes.

Muchos de nosotros, de cierta edad, crecimos escuchando sobre su programa en la televisión, pero quizás éramos demasiado jóvenes para comprender todo lo que hicieron cuando comenzaron en la década de 1960. Ciertamente, cualquiera que moviera el control remoto no podía perderse su distintivo maquillaje exagerado, ni su voz de marioneta en el programa como una forma de llegar a los niños (quienes a su vez tendrían a la audiencia adulta).

Vemos a Tammy Faye al principio como una niña y la relación con su mamá. En la década de 1950, ella es la niña bonita que asiste a una universidad bíblica y ve / oye a Jim cuando está en el escenario como estudiante predicador. Jim quiere captar la atención de la gente y eso hizo con Tammy, lo que llevó a su matrimonio poco después. Ella también es intérprete e insiste en ser parte de su trabajo en Christian Broadcasting Network, dirigido por Pat Robertson (Gabriel Olds). Luego Jim presenta “The 700 Club” y le encanta ser la estrella del espectáculo. Despues, los Bakker tienen su propio programa y el televangelismo está en camino tal como lo conocemos.

Vincent D’Onofrio interpreta a Jerry Falwell, que no limita su verborrea negativa sobre los homosexuales. También da a conocer que las mujeres son seres menores, solo para ser vistas y no escuchadas. Hay una gran escena en la que los hombres se reúnen en una mesa durante una fiesta en una casa y Tammy Faye no se quedará fuera de esa reunión. D’Onofrio es excelente para demostrar el desprecio que siente por la intromisión y su opinión sobre ciertos temas. La feminista cristiana invita a Steve Pieters (Randy Havens), un hombre con sida, a su programa y Falwell está en condiciones de estar atado. Ella toma una posición a favor de la compasión en oposición al odio que ve gestarse entre otros en el círculo cristiano.

Jim quiere la fama y todos los adornos que la acompañan. Él funda la PTL Satellite Network y comienza a estafar a la audiencia para que financie un parque temático. Su atracción por los hombres es evidente y se revela en una escena en la que Tammy Faye está en el estudio y lo ve luchando “amistosamente” en el suelo con su asistente. La expresión de su rostro la hace detenerse, sorprendida al darse cuenta de que el hombre con el que se casó ha llevado una doble vida, tanto en el amor como en las finanzas.

Si bien Chastain es excelente en su papel de extravagancia, con el cabello, el maquillaje, la ropa y las pieles, también nos muestra el otro lado de Tammy que el público no ve con demasiada frecuencia. Y es difícil no importarle lo que le pasó.

Tripulación: Cámara: Michael Gioulakis. Editores: Mary Jo Markey, Andrew Wiesblum. Música: Theodore Shapiro.

Reparto adicional: Cherry Jones, Sam Jaeger, Fredric Lehne, Chandler Head, entre otros.

Clasificación MPAA: PG-13. Duración: 126 minutos La película se estrena en cines el 17 de septiembre.

Fuente: Searchlight Pictures

Leave Your Comments

Share This